Beneficiosos e imprescindibles...

Aumentar la flexibilidad.

Aumentar la extensión de los movimientos.

Evitar lesiones comunes, como tirones musculares, torceduras, tendinitis, molestias en las articulaciones, etc....

Pueden ayudarnos en problemas tan variopintos como la fascitis, síndrome del túnel carpiano, gases, insomnio, menstruación, ciática, estrés, dolor de cabeza, dolor de espalda, tendiditis, etc....

Reducir la tensión muscular y relajar el cuerpo.

Mejorar la coordinación de movimientos.

Mejorar el conocimiento del cuerpo.

Mejorar y agilizar la circulación y la oxigenación del músculo y por lo tanto su recuperación.

Estirar después del ejercicio previene el endurecimiento muscular.

Una sensación agradable.