Es una danza que combina el entrenamiento aeróbico y anaeróbico que favorecen la flexibilidad, la coordinación y el trabajo cardiovascular. Es una práctica que al dominarla la persona será capaz de realizar otros tipos de danza porque enseña disciplina, ritmo y por sobre todo a ser consciente de tu cuerpo y tus movimientos.